Verdaderos Ingenieros

I Feria Tecnológica de Ingeniería: diseñando productos para reducir, reusar y reciclar

22 junio 2017

25 proyectos basados en la Economía Circular fueron presentados por alumnos de la Facultad de Ingeniería, de segundo a cuarto año, durante la I Feria Tecnológica, que forma parte del Taller de Diseño de Productos.

Crear productos basados en la Economía Circular era el desafío que debían cumplir alumnos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Económicas, en la primera Feria Tecnológica UANDES.

 

La actividad, que se realizó martes 13 de junio en el hall norte de Biblioteca, nace como parte del Taller de Diseño de Productos, que dictan los profesores Cristián García Schneider y Juan Pablo Oyarzún, a estudiantes de segundo, tercero y cuarto año de esta carrera.

En total, fueron 25 proyectos de 149 alumnos, los cuales se presentaron, destacándose por su innovación y creatividad. Desde aparatos para recoger basura en las playas, sistemas para transformar el excremento de perro en energía eléctrica, secadoras de ropa basadas en ondas de radio, máquinas para extraer el aroma de las flores cuando estas marchitan, y hasta contenido educativo escolar a partir de hologramas creados con pantallas y teléfonos reciclados, fueron algunos de los prototipos.

Entre los principales objetivos de la Feria, además de crear una instancia práctica para que los alumnos pudieran aplicar los conocimientos adquiridos en clases y durante su carrera, era promover entre los jóvenes competencias como la innovación, la capacidad descubrir oportunidades, de resolver problemas reales y desarrollar habilidades como la comunicación efectiva de sus propuestas y objetivos.

“El desafío que se les planteó a nuestros alumnos era realizar un aporte a la transición del actual modelo económico lineal de “tomar, hacer, desechar”, hacia un modelo de economía circular, reparadora y regenerativa, que pretende que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en todo momento”, afirmó el profesor Oyarzún.

Para esto, explicaron los docentes, los alumnos debían investigar a sus usuarios, encontrar oportunidades de diseño y realizar prototipos de soluciones innovadoras, desarrollando proyectos que contribuyeran en esta transición hacia un modelo de desarrollo sustentable y colaborativo.

Los prototipos mejor evaluados

Durante la feria, cada proyecto fue evaluado por un jurado compuesto por académicos de la Universidad, profesionales y empresarios ligados a la innovación. La evaluación se realizó según cuatro criterios: la oportunidad y el contexto en el cual existe un problema que afecta a un grupo de personas; la investigación, creatividad e innovación en la solución desarrollada; la demostración y calidad del prototipo presentado; y el pitch con el cual cada equipo comunicó su proyecto a la audiencia, en este caso lo jueces.

La mejor evaluación la obtuvo el grupo n°5, con el proyecto Ki-plum, un plumón con fines kinesiológicos, creado a partir de ropa usada y diseñado especialmente para personas de la tercera edad que necesitan realizar ejercicios de movilidad.

Según el profesor García, lo que destacó a este equipo del resto fue la profundidad con la cual lograron comprender y priorizar un problema real, que afecta a la mayoría de la personas que llegan a esta etapa. “Mediante un trabajo en equipo de excelencia y varias salidas a terreno, trabajaron la empatía con el usuario y, posteriormente, en línea con el concepto de Economía Circular, focalizaron sus energías creativas para desarrollar una idea, y luego, construir y testear sus prototipos. Finalmente lograron un producto simple pero innovador, que brinda múltiples beneficios y que cumple con ofrecer una solución real, económica y sencilla a una necesidad que aqueja a muchas personas”.

Si bien muchos grupos presentaron excelentes proyectos en donde la innovación y la creatividad destacaba en el trabajo realizado, el jurado también destacó en segundo lugar al grupo n°12, con el proyecto Eco-pay, el cual consistía en un sistema para recibir pagos en efectivo y dar vuelto sin tener que tocar el dinero, pensado específicamente para vendedores callejeros de alimentos y jugos.

El tercer lugar, por su parte, lo obtuvo el grupo n°20, con el proyecto Magictrash, un basurero inteligente que enseña a niños en etapa pre-escolar a separar los desechos en forma entretenida. Los desechos son clasificados automáticamente mediante una tecnología láser, según el tipo de material para reciclar, que luego de identificarlo, acciona la apertura del contenedor correspondiente. Para este prototipo, los alumnos usaron la imagen de un “Minion” para el contenedor de papel y del pingüino Pablo, de los “Backyardingans”, para las botellas plásticas.

Finalmente, el grupo n°13, con el proyecto Fastpatch, obtuvo el premio al voto popular, tras ser elegido como el mejor proyecto por sus pares. Este trabajo consiste en un parche diseñado para reparar trajes de bomberos dañados, ya sea por quemadura o rotura, el cual cuenta con un sistema de trazabilidad mediante tecnología NFC, que cumple con la norma necesaria para ofrecer una alternativa certificada para la reparación a los trajes dañados. El producto es fabricado a partir de trajes de bomberos que fueron dados de baja, a un mínimo costo y alargando la vida útil de estos, que pueden llegar a tener un costo superior a los $700.000.

Destacamos
Archivo
2017
SeptiembreAgostoJunioMayoAbrilMarzoEnero
2016
DiciembreNoviembreOctubreSeptiembreAgostoJulioJunioMayoMarzoFebreroEnero
2015
Diciembre
2014
Noviembre
Contacto
Síguenos
Uandes.cl

Mons. Álvaro del Portillo 12.455, Las Condes, Santiago, Chile. Teléfono: ( 56-2 ) 2618 1000