comunidad ingeniera

22 junio 2018

Enrique Acuña (ING 03): “La Universidad me dio las herramientas para salir adelante en cada desafío”

Este ingeniero UANDES lleva más de tres años trabajando en la mina Totten en Canadá, dando un importante giro a su carrera profesional y vida personal. Si bien reconoce que tuvo la fortuna de que todo se diera así, él supo aprovechar la oportunidad y trabajar por ello.

Hace diez años, Enrique Acuña (ING 03) cambió de industria y con ello dio un importante giro, no solo a su carrera profesional, sino también a nivel personal.

 

Este ingeniero civil industrial UANDES llevaba un año y medio trabajando en el área de cadena de abastecimiento y logística en Cencosud cuando le ofrecieron una beca completa para hacer un Doctorado en Ingeniería de Recursos Naturales en la Universidad Laurentian, Canadá.  Esto -según explica- significaba entrar al mundo de la ventilación para minería subterránea, tema muy distinto a su especialidad. No obstante, y sin pensarlo dos veces, decidió junto a su señora dejar Chile y embarcarse en este nuevo proyecto.

“La optimización era algo que ya traía desde pregrado y que profundicé en el Magíster en Operaciones que hice en la Universidad de Chile. La ventilación tenía el atractivo de conjugar un problema físico, con gran potencial para la optimización. Hasta el día de hoy siento que “caí parado”, en el lugar y momento indicado. No podría decir que yo escogí este tema de la ventilación, más bien tuve la fortuna de que las cosas se dieran de esa forma. Lo único que me puedo atribuir es el hecho de aprovechar la oportunidad que se presentó y trabajar de forma constante para sacarlo adelante”, comentó.

 

Actualmente trabajas como encargado de ventilación de la mina Totten en Canadá ¿Cómo fue que terminaste trabajando allá?

 

Parte del doctorado incluía una práctica de tres meses en una empresa minera local para familiarizarme con la operación subterránea y la ventilación, que hasta esa altura eran conceptos completamente ajenos para mí. Durante la práctica las cosas se dieron bien y tuve la oportunidad de ayudarlos a mejorar sus procesos de toma y almacenamiento de datos. Después seguí trabajando con ellos, primero de forma part time, y luego jornada completa después de terminar el postgrado hasta que nos volvimos a Chile. A fines de 2014, esta empresa empezó a producir en una nueva mina, la cual fue implementada con nuevas tecnologías para el control y la optimización de la ventilación. Así fue como se abrió la posibilidad de volver a trabajar con este nuevo desafío.

 

¿Cómo ha sido la experiencia de vivir en el extranjero, cuáles han sido los principales desafíos?

 

El desafío es tener que partir de cero en casi todo. Al principio es difícil ya que tienes que adaptarte a tu nuevo entorno y armar una nueva red de apoyo. En invierno las temperaturas son extremas, llegando hasta los -40°C, lo que tampoco ayuda mucho a la adaptación. También es difícil entender cómo funcionan las personas y crear nuevos lazos de confianza. Todo esto toma tiempo y es frustrante.  Después de los primeros tres a seis meses las cosas empiezan a ser más agradables y uno tiene tiempo de concentrarse en pasarlo bien. Idealmente llega la “felicidad en cuatro ruedas”, como algunos se refieren al auto, y las cosas se vuelven significativamente más simples. Para nosotros recién casados esta fue una gran experiencia y de la cual tenemos muy buenos y bonitos recuerdos.

 

En materia de investigación, ¿en qué estás?

 

Para la investigación armamos un equipo de trabajo que incluye académicos de la Universidad Laurentian y de dos casas de estudios de Chile. Estamos generando al menos cinco publicaciones por año hace un tiempo, entre artículos de conferencias y revistas científicas. Recientemente, con un foco importante en publicaciones ISI. A fines del año pasado, nos ganamos un Fondef para el uso optimizado de la energía para la ventilación en minería subterránea en Chile y estaremos concentrados en eso este año y el próximo.

 

¿En tus años de experiencia laboral, qué momento destacadas y por qué?

 

Definitivamente el cambio de industria que hice hace 10 años atrás, cuando entré a minería subterránea y ventilación, y debí partir de cero en una nueva área de conocimiento, en una industria muy multidisciplinaria. Aprendí mucho y sobre cosas muy distintas, como diseño, ingeniería, equipos, operadores, legislación vigente, estado del arte de la tecnología, personas que lideran el tema a nivel mundial, restricciones, oportunidades, diferentes formas de abordar y resolver los problemas, y una cultura centrada en la seguridad, entre otros.

 

¿De qué forma crees que la Universidad te marcó como profesional?

 

La Universidad me dio las herramientas base que he usado hasta el día de hoy para salir adelante en cada desafío que he tomado, incluyendo en los estudios de posgrado que he realizado como en el trabajo profesional y de investigación. Eso, además, de un sello centrado en las personas y el foco en la resolución práctica de problemas.

 

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por la Facultad y Universidad?

 

Recuerdo principalmente las actividades fuera de clases, como los paseos con compañeros de curso, el puente de tallarines y semana de la universidad. De eso quedaron buenos recuerdos y muchas historias entretenidas. En lo académico, al profesor Orazio Descalzi quien me dio la oportunidad de ser ayudante de su curso el primer semestre del segundo año, lo que fue un buen desafío y el comienzo de una carrera académica.

 

¿Piensas volver a Chile?

 

Por ahora nuestro plan es ver crecer a los niños acá y quedarnos hasta que salgan del colegio o de la universidad, dependiendo de cómo se den las cosas. Al final, uno propone no más. Después de eso, idealmente vivir entre Chile y Canadá. Aunque por ahora solo nos concentramos en disfrutar cada día al máximo.

 

Enrique Acuña (ING 03) junto a su familia, con quienes vive hace tres años en Canadá.

Actualmente, Enrique trabaja como encargado de ventilación de la mina Totten en Canadá (foto), donde llegó para realizar la práctica como parte del Doctorado en Ingeniería de Recursos Naturales que realizaba en la Universidad Laurentian.

Acreditación